Skip navigation

Una sola puerta

de tres, abierta.

Una sola puerta.

Enfrente, la montaña.

Pasa la nube inmensa

toda suya, todo suyo.

Huracanes de vientos,

lluvia andante semiparalela

y en todo el monte

funerales alegres naturales

de hojas muertas.

Los cabellos terráqueos

danzan todos iguales

al son de trompetas invisibles

que vienen de los mares.

Llegó el otoño,

llegó la muerte

mas no para todos.

Hoy morirán hojas y animales

mas no morirán para siempre.

Son ciclos de estaciones naturales

y en su transformación de mañana

darán con más calor,

a la tierra de su mierte,

pasado mañana, brotes de esperanza.

Y yo no he muerto.

Me alegro de la lluvia y me alegro del viento.

Si tengo frío me caliento.

Si tengo miedo, que no lo tengo,

susurro y pienso. Y para mañana

ya me he comido mi pequeña ración de esperanza.

Una sola puerta

de tres, abierta.

Una sola puerta, Inmensa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: